6 lecciones de vida que andar en bicicleta te puede enseñar



1. La perseverancia es la clave de todo


Puede ser que partas con rueditas de apoyo a los lados, sin importar la edad que tengas. Puede que te la pases frenando por terror a chocar. Puede que todavía tirites cada vez que intentes andar, pero cada vez que te subes a la bicicleta es un nuevo paso, una nueva decisión de querer lograr un objetivo, de querer lograr el perfecto equilibrio, en este caso, para que puedas pedalear libremente y sin problemas. En la vida es igual, pasaremos por cientos de obstáculos, necesitaremos apoyo, frenaremos una y otra vez por miedo a chocar, seguiremos tiritando al andar, pero con constancia, perseverancia, ganas y decisión, nos prepararemos y despejaremos el camino para luego poder avanzar sin problemas. 



2. Incluso los mejores se caen algunas veces


Una vez que entras al mundo del ciclismo, pronto te das cuenta de que hasta los mejores caen algunas veces. Incluso las figuras más emblemáticas de la disciplina, incluso los ciclistas que se han preparado por años, incluso los más hábiles. Pero, ¿qué es lo que los ha caracterizado a todos? Que a pesar de haberse caído se levantaron y siguieron. En todo en la vida te caerás, fallarás y te equivocarás, pero en ti está el levantarte y continuar.


3. El miedo es a veces necesario


Un poco de miedo es bueno, saludable y necesario; la clave es saber manejarlo. El miedo nos sirve para ser humildes, para convencernos de que no somos de piedra y de que somos personas vulnerables. La sensación de superar ese sentimiento es lo que nos empodera, lo que nos hace sentir grandes y capaces y lo que nos lleva a superar nuestros límites día a día.

Puedes estar aterrado de subirte a una bicicleta, pero es ese miedo el que te mantiene enfocado y alerta.


4. Todos creen que el camino les pertenece


Esta es una lección que puedes aprender arriba de una bicicleta, arriba de un auto o caminando, y que realmente es aplicable a todos los ámbitos de la vida. No importa cuál sea tu método de transporte, todos piensan que el camino les pertenece, lo que se vuelve un pequeño recordatorio de que la mayoría de las personas abogan por sí mismas y que probablemente no estén pensando en ti. Así que, ya sea andando en bicicleta o por la vida, siempre hay que estar alerta.



5. La valentía es más importante que la habilidad


Las habilidades, en su mayoría, puede aprenderse, pero la valentía es algo que viene de adentro. Si de habilidad se trata, puedes andar sencillamente en bicicleta, pero si no tienes coraje, no podrás completar la tarea. Esto te enseña que si hay algo que quieres en la vida, no importa lo bueno que seas, si no lo valiente que seas.


6. Querer algo es fácil, comprometerse es lo difícil


Durante la vida pasamos por miles de etapas en las que queremos distintas cosas, pero desde desear algo a lograrlo hay un inmenso paso que separa a los predicadores de los practicadores. Las palabras se las lleva el viento, lo que vale son las acciones. Si de verdad quieres lograr algo debes comprometerte, eso es lo que hará la diferencia. 

 Nicole Lavanchy



180 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo