Desafío Gran Trono De Reinas, una experiencia única

Por Karla Martínez

22.10.2022


El sábado pasado viví una experiencia única y muy enriquecedora a nivel personal. Por primera vez fui a una competencia o cicletada sin tener experiencia en esta disciplina. Estaba un poco nerviosa, a pesar de que no había que competir por premios preestablecidos o contra otras competidoras, el desafío por el trono era llegar a la meta.

La verdad, no tenía idea cuánto tiempo tardaría en llegar, ni qué significaban 40 kms en bici y menos si podría lograrlo, por el hecho de no entrenar previamente. Lo único que sabía era que así como en la vida, tenía que pedalear sin parar, en ocasiones más fuerte, en otras más suave, pero jamás parar. Con eso en mente y mientras avanzaba, el camino y los paisajes fueron motivación constante. Al llegar a los 20 km para dar la vuelta ya me sentía más que genial. Seguí mi camino y cuando faltaban 10 km aproximadamente, las piernas comenzaron a pesar, cada vuelta al pedalear se hacía notar, pero mentalizada en seguir y con gente en el camino (tanto compañeras de ruta como locales), no faltaron los gritos y señales de apoyo. Pasé ese umbral de cansancio en las piernas y la cola, y en todo momento sonaba en mi mente el pito de la abuela del ciclista en la película “Las trillizas de Belleville”.

Poder respirar fluido, agradecer a mi cuerpo por estar sano y el tener una bici apañadora. Ver todo el poder de convocatoria del evento, que un par de mujeres motivadas pudiesen lograr todo esto, hicieron de este día algo sorprendente y muy inspirador.

Llegar a la meta fue una emoción indescriptible, tanta emoción a flor de piel, mucha felicidad, adrenalina, es confirmarte que puedes lograr lo que te propongas con las herramientas que tengas a mano, pasan muchas cosas por tu cabeza, es una conversación profunda, “a calzón quitado” contigo misma, constante y durante casi dos horas seguidas, cosa que pocas veces se puede lograr por la vorágine de la vida y las rutinas.

Total agradecimiento y respeto a la Isi y la Nikis, quienes organizaron todo con mucha garra y pasión, a las marcas por creer, a cada participante por motivarse y a mí por empujarme a hacerlo.

La invitación es que más mujeres, comunes y corrientes se sumen a este desafío, que es un desafío personal, que pueden lograr, se sorprenderían de las cosas que pueden hacer si confiarán más seguido en ustedes mismas.


Un abrazo.

Ajito

53 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo