Testeo Knog: Una Reina no necesita que nadie ilumine su camino, a menos que salga a pedalear!

El pasado jueves 25 de febrero las Reinas tomamos nuestros corceles para seguir la luna llena hasta Farellones en un alucinante night ride lleno de emoción y adrenalina llamado #FullMoonRide. Y sí, una Reina no necesita que nadie le ilumine el camino, eso siempre y cuando no salga a pedalear!

Sobre pedalear de noche

Siempre es bueno salir de la zona de confort y hacer algo diferente. Por ahí dicen que “ojos que no ven, corazón que no siente”, en este caso sería algo así como “ojos que no ven, piernas que no sienten”. Hay una dualidad de sensaciones que te puede dar pedalear de noche; puede que la oscuridad te de inseguridad ya que no sabes bien por donde vas ni cuánto te queda por delante, pero también puede que esa misma oscuridad te distraiga y no te preocupes por los kilómetros que quedan por avanzar o cuántos metros quedan por subir. Personalmente nos encanta pedalear de noche, creemos que de vez en cuando nos cambia la perspectiva de las cosas y lugares dándonos sensaciones que son completamente diferentes a estar bajo el sol.

Pero ojo, pedalear de noche no es llegar y hacerlo, las luces en estos pedaleos son imprescindibles. Para el #FullMoonRide partimos pedaleando de día pero a la altura del Mirador Tres Valles ya empezó a bajar mucho la luz y cuando les decimos que subiendo no se ve NADA, hablamos en serio.

Sabemos que la iluminación es no solo necesaria sino que fundamental cuando nos subimos a la bici, es importante que veamos y que nos vean para evitar todo tipo de accidentes, así que por supuesto nos fuimos todas full equipo a la montaña! Las luces luces delanteras y traseras eran obligatorias por lo que Knog nos prestó varias que aprovechamos de testear.


Seleccionamos las 2 mejores frontales y traseras que testeamos, de un precio medio y otro más alto y aquí están:


Delanteras:

PLUGGER - NINJA BLACK: 350 lúmenes en un diseño simple y 85 gramos de peso, la batería se recarga a través de un puerto usb y lo que más nos gustó es que se fija al manillar con una banda de silicona, queda firme, no se mueve y es fácil de poner y sacar si la quieres cambiar de bicicleta o recargar. Sabemos que la duración de la batería es proporcional a su tamaño y el modo en el que se usa la luz, en mi caso la usamos durante una hora en modo destello y luego en modo medio cuando oscureció durante una hora y media, la batería aguantó perfectamente durante esas dos horas y media. Precio: 32.900

PWR TRAIL 1000L: No había absolutamente ninguna luz más que la de la luna esa noche y para ver no necesitamos nada más. Lo bueno de esta luz de 125 gramos de peso es que en realidad no solo sirve como foco (tiene 1000 lúmenes por lo que la potencia es total), sino que además tiene una entrada usb que puedes usar para cargar otras luces o dispositivos como tu celular. Se fija al manillar con un soporte, y puedes sacarla cuando quieras dejando el soporte instalado, y queda simplemente como una linterna. No tiene botones sino que la luz cambia de uso solo con girar el foco, y puede durar hasta 300 horas en modo Eco Flash y un poco más de 2 horas a 1000 L. Precio: 86.900

Traseras:

PLUS REAR: Una de las luces traseras que utilizamos fue la Plus Rear, definitivamente una de las favoritas; liviana, fácil de recargar en cualquier puerto usb ya que no necesita cable y lo mejor de todo es que se engancha a través de un imán a su soporte. No se mueve ni se cae y en modo eco flash la batería dura varias salidas. Es perfecta para que te vean de día o de noche en la calle. Plena oscuridad y la luz desde atrás se veía perfecto. Precio: 14.900

BLINDER GRID BLACK REAR: Esta luz tiene unos destellos alucinantes. Es de ese rojo potente que te hace sentirte MUY segura porque nadie puede no verte. Incluso habiendo mucha luz brilla como una estrella. Estéticamente es de nuestras favoritas, aunque es muy simple (cuadrada) tiene un no sé qué que encanta. ¿Lo mejor? Al igual que la Plus Rear no necesita cable para ser cargada. Precio: 33.900

Y bueno, como mencionamos anteriormente, las luces no sólo son para ver, sino también para ser visible frente a los ojos del resto. Es muy importante estar iluminadas pedalear incluso de día, sobre todo porque te sientes segura. Piensa como si fueras un auto; de día y con el sol en contra es difícil ver lo que tienes por delante si no te está iluminando, a contraluz es difícil ver cualquier cosa. Que yo vea al resto, no significa que el resto me vea a mí, nunca lo olvides!


128 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo